cabecerablog

Domingo, 02 Septiembre 2018 19:46

Tartaletas de garbanzos y pimentón (el verano se acabó)

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Aún no lo he aceptado. Supongo que mañana lo haré inexorablemente cuando mi despertador, sin piedad, decida sonar. Las vacaciones se han terminado, los grandes centros comerciales se frotan las manos con la vuelta al cole, y la ciudad vuelve a estar saturada de coches, sonidos de claxon y gente malhumorada. Así da gusto. Y por si no tuviéramos poco, cuando nos queramos dar cuenta tenemos a Mercadona con los mantecados y turrones exhibidos ya en sus lineales.

Cómo me gusta septiembre.

Entre tanta reflexión, he decidido hacer algo que me dé un chute de alegría potente, (al menos durante un rato) y me permita evadirme de todo lo que circula por mi mente. Así que me he metido en la cocina, y he preparado unas tartaletas con restos ingredientes que tenía para gastar. Me he deleitado, he procurado no pensar más que en mis garbanzos, y evadirme de toda sensación negativa que me invade por ser mi último domingo por la tarde de felices vacaciones.

Una manera de tomar legumbres muy diferentes, incorporando un ingrediente fantástico poco utilizado para lo versátil que es en la cocina: el requesón. Ahora bien, debemos comprarlo al peso y de buena calidad, en cualquier mercado o incluso supermercado, pero no envasado. El sabor no tiene absolutamente nada que ver. Y es un alimento económico.

El resultado es un alimento altamente proteico, de muy buena calidad, y con el toque local del comino y pimentón, que tanto gusta por Andalucía (y Marruecos). Puede tomarse tanto a mediodía como por la noche; únicamente, aquel que tenga digestiones algo más lentas, quizás no sería aconsejable por la noche. El comino es una especia fantástica que ayuda en la digestión y a la disminución de gases que se producen en la digestión de las legumbres.

 Vamos con la receta:

Ingredientes:

  • 150 g harina de garbanzo
  • 150 g garbanzos cocidos
  • Verdura variada cocida (yo he usado calabacín, zanahoria y cebolleta)
  • 100 ml del caldo de esa verdura
  • 1 huevos
  • 100 g de requesón
  • 1 sobre de levadura
  • Pimentón y comino
  • Pimienta
  • Laurel
  • 40 ml aceite de oliva virgen extra

 Elaboración:

Cocer con el mínimo de agua la verdura, añadiendo una hojita de laurel y pimienta. Reservar el caldo. La receta original estaba hecha con espinacas como verdura, haciendo una interpreción moderna del tradicional plato sevillano de espinacas con garbanzos. Toda una exaltación. Pero no tenía espianacas, así que decidí optar por las verduras que me quedaban en el cajón.

En una picadora, picar los garbanzos cocidos, la verdura cocida y el requesón. Sólo un poco, no debe quedar triturado, sino picado fino.

En un recipiente, mezclar el huevo, el caldo y 3-4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

En un bol, mezclar la harina de garbanzo y levadura. A continuación añadir la picada anterior y mezclar todo muy bien hasta conseguir una pasta bien ligada. Condimentar con comino y pimentón dulce molidos. Añadir un toquecito de sal.

Sobre moldes de magdalena engrasados con aceite, verter la mezcla hasta llenar ¾ de su capacidad. Meter en el horno ya precalentado durante unos 30 minutos a 225 grados, hasta que las tartaletas queden doraditas. Servir templaditas.

Tartaletas de garbanzo y pimentón 1 640x480

 

Tartaletas de garbanzo y pimentón 2 640x472

 

Este plato puede acompañar muy bien con un buen aliño de tomates, para despedir poco a poco la temporada de tomates rojos y carnosos. Y disfrutar despacio, saboreando y apreciando cada aroma distinto.

 

Tartaletas de garbanzo y pimentón 4 640x470

 

Visto 577 veces Modificado por última vez en Lunes, 03 Septiembre 2018 17:41

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Este sitio usa Cookies de seguimiento para poder recolectar estadísticas anónimas de nuestros visitantes por parte de Google Analytics. ¿Desea permitirlo?